tila

Reflexiones de una loca (parte dos) Las Evas y el instinto

Y venimos al mundo con el cuerpo desnudo, sin saber que nos espera enla tierra, con la mente y el corazón blandos. Crecemos, nos caemos y levantamos,aprendemos a caminar, corremos, nos detenemos y así nos vamos. Extraño el sertan pequeña, no tener que pensar que mi vida se ha llenado de responsabilidades,que cada día que despierto tengo que hacer algo nuevo y sorprender, aunque nolo logro. Hace tanto que perdí la magia de lograr sorprender a alguien. =mas= Hoy ando melancólica, bueno eso no es raro en mí, me gusta escribir lo que pienso, aunque mis reflexiones no van más allá de los 21 años. Ayer le decía a una amiga que es mayor que yo, que no les creyera del todo a los hombres, que recuerde que las “Evas” aquí somos nosotras. Se rio de mí y me pregunto el ¿Por qué? De mi respuesta, le dije “nuestra naturaleza es llevarlos al pecado no ellos a nosotras”, ¿Qué si en verdad lo pienso? Si, si lo pienso. Las mujeres por igual tienen ese poder sobre cualquiera, así el hombre más macho ha caído ante los encantos de una mujer. Resulta que soy un poco masoquista, omito detalles de eso, pero puedo decir que en mi camino encontré a dos machos vestidos de ovejas, uno de ellos callo, se humillo, pataleo, se revolcó en el suelo y no logro conmoverme, de él no queda nada en mí, solo puedo decir que me hizo mucho daño y que causo mucho dolor en el alma. Me atraen mucho los hombres con carácter de malos y me dejo segar por ese poder, lo malo para ellos viene  cuando dejo de sentir fascinación, amor, admiración por el ser; primero lloro mucho, pueden pasar días , semanas, meses (no sé si años pero puede pasar), mientras mi corazón se marchita hasta no tener lagrima alguna que derramar. Entonces me torno distraída, muy lejos de la realidad hasta aburrirme y partir. ¿He amado?, si, si he amado mucho y llorado tanto por ellos también, por unos más por unos menos, he llegado a adorar sus errores más que sus aciertos en diferente medida. Al final de cada historia solo tomo mis maletas y subo al tren. Olvidar, solo cuando es muy amargo o sin importancia. Puedo decir que de mis amores solo eh tomado las enseñanzas. Que dé verdad han sido pocas, más les dejo yo a ellos que ellos a mí. Cuando me entrego a una persona, es literalmente. Sin miedo a la destrucción, porque trato de olvidar mi naturaleza. Soy una belleza rara (hahahahaha, frase de mi hermano mayor) exquisita cuando cuido de esa parte física (frase de mi mejor amigo) y tierna como un gatito tonto (frase de mi madre) pero cabrona como una Eva (Frase preferida de Fer para alagarme) cuando ya nada importa. Cuando ya no tengo nada que perder dejo de ser tan tierna, tan sensible, tan abnegada y sumisa, dejo de ser creyente de las palabras y ciega  a los maltratos. No grito, ni siquiera importa. Me olvido, ignoro, callo y pienso en todos menos en ellos.

Hay 1446 palabras más en este escrito, para seguir leyendo debe identificarse

Elija una cuenta para acceder al contenido completo

Cuenta de Ymipollo
Hola


Me siento melancólica.
Escuchando: Volver a comenzar/ Sino/ Café Tacvba

Reacciones


Debe estar identificado para ver los comentarios o dejar uno.

Entrar a Ymipollo

¿ping? ¡pong! Ymipollo © ¿ping? ¡pong 1!