diegho

29 - Noviembre - 2007 y contando

Apareciste en el momento justo y a la hora indicada, cuando más se me tambaleaba el piso llegaste para tomarme de la mano y sostenerme, ahí estabas tú, radiante como el Sol, bella como una flor... =mas=Tu ternura hizo que mis lágrimas cesaran, tu sonrisa logra cambiar mis penas por alegrías... Al mirarte sentía ese calor, esa energía que se plasmaba en las paredes del corazón con firmeza. Tus palabras que al oído me decías, es tiempo, es tiempo de volver a empezar... ¿Cómo agradecerte?, No sé... Sólo se me ocurre decirte hoy ¡cuánto te amo! que me hiciste volver a creer que mi corazón al igual que una flor en primavera floreció... Hoy me doy cuenta de

Hay 351 palabras más en este escrito, para seguir leyendo debe identificarse

Elija una cuenta para acceder al contenido completo

Cuenta de Ymipollo
Hola


Reacciones


Debe estar identificado para ver los comentarios o dejar uno.

Entrar a Ymipollo

¿ping? ¡pong! Ymipollo © ¿ping? ¡pong 1!